Qué color de cortinas elegir

Las cortinas de tu casa son un complemento ideal, un detalle de decoración que, junto a otros, son los máximos protagonistas del impacto visual que querés crear y lograr en un ambiente. Cuando tenés paredes blancas empiezan las dudas, pero a la vez surgen las ideas y las ganas de arriesgar para contrastar con ese color neutro.

Sí, pensá en arriesgar con el color de tu cortina. Un tono fuerte puede darle vida, levantar la actitud y cambiarle la cara a cualquier espacio que esté pintado de blanco. Elegí un color de cortina que combine con los otros elementos con los que vaya a lucirse, aunque también podés generar un doble contraste.

En una cocina, por ejemplo, es donde más podés jugar con colores fuertes y no siempre tienen que ser similares a los de tu cortina. Ahí tenés varios elementos que pueden llegar ser coloridos y van a influir en tu elección: heladera, muebles, vajilla a la vista y otros artefactos que ahora están de moda (y vienen en tonos llamativos).

Otro ejemplo puede ser tu living. Ahí seguramente tengas protagonistas fuertes como el sofá, la alfombra y los muebles (mesa, sillas, biblioteca, estantes, adornos), y debas amoldar un poco la elección del color de tu cortina. En vez de algo liso y muy llamativo, para el living puede ser una gran opción una tela estampada haciendo juego con el resto.

¿Primero elijo el color o el tipo de cortina?

Lo importante de tu elección es que analices bien los colores del ambiente y pongas en juego todos tus sentidos. Pero sobre todo afiná tu vista y confiá en tu buen gusto para definir el mejor color para tus nuevas cortinas. Si le dedicás el tiempo necesario vas a crear un espacio con armonía.

No tengas miedo de arriesgar, todo lo contario: anímate a colores fuertes, estampados llamativos u opciones modernas para tus cortinas. Si todo eso ya lo hiciste con todas las demás variantes del ambiente, ahí si te recomendamos algo más de perfil bajo con las cortinas y que sean buenas acompañantes.